En España, la seguridad laboral ha mejorado mucho desde hace unos años. Antiguamente, los trabajos de construcción eran sinónimo de peligro, siendo uno de los empleos con mayor riesgo de muerte o de sufrir un accidente que nos marcara para toda la vida.

No obstante, este tema ha sufrido diferentes modificaciones las cuales han permitido que los usuarios puedan mejorar su vida laboral y evitar accidentes de trabajo sea cual sea su función.

Uno de los trabajos con mayor número de accidentados es el referente a los trabajos de altura. Los trabajos en altura se refieren a aquellos empleos que se realizan a más de dos metros de altura y estos están regulados por una normativa específica que intenta regular las funciones y las medidas de seguridad para evitar accidente.

Solo en 2017, hubieron 60 muertos de personas dedicadas a los trabajos en altura, número realmente impactante que se pretende reducir introduciendo nuevas medidas de seguridad para evitar accidentes de trabajo para este tipo de empleos.

Qué es una línea de vida

Las líneas de vida son sistemas cuyo objetivo es proteger a los empleados encargados de realizar trabajos en altura. El uso de las líneas de vida está regulado por la ley y es un sistema prácticamente imprescindible para evitar accidentes de trabajo a los encargados de realizar tareas a más de dos metros de altura.

Los trabajadores en alturas se protegen con un equipo individual compuesto por arnés, cinturón, mosquetón, etc que permiten que el empleado se proteja frente a caídas inesperadas, teniendo protección suficiente en caso de tener un problema a varios metros de altura. En esta web podéis encontrar más información sobre equipamientos para trabajos de altura.

Dentro de las líneas de vida, encontramos líneas de vida verticales y horizontales. Las líneas verticales suelen ser las más conocidas, aunque ambas se utilizan con frecuencia en empleos como limpia edificios, construcción, etc.

Normativa sobre las líneas de vida

En la web de lineasdevidayseguridad.com podemos encontrar mucha información sobre los sistemas de seguridad que utilizan los empleados para protegerse frente a los riesgos de su trabajo. Para normalizar estos empleos y reducir los riesgos del trabajo en alturas, la normativa de riesgos laborales EN 795:2012 y EN 353-1:2014 son las encargadas de regular este tipo de trabajos.

Estos sistemas anticaídas han permitido ahorrar muchas vidas a los trabajadores a través de su eficiencia y su continua innovación en un sector dónde es imprescindible tener una normativa adecuada para evitar problemas con los accidentes laborales.