Cuando se trata de invitar personas a tu casa lo que quieres es que se sientan tan cómodos como en la suya; eso de cohibirse por pena e incomodidad no es nada agradable. Por eso tú, como anfitrión, siempre debes proporcionar un ambiente cálido y cómodo. En el post de hoy queremos daros algunos consejos para decorar vuestra habitación de invitados de la mejor forma. Vamos a ello.

¿Cómo hacerlo?

Si tienes la oportunidad y el espacio, lo mejor es apartar una habitación solo para invitados, en la cual podrán encontrar todo lo necesario para sentirse bien.

Lo primero y principal es tener una o dos camas (dependiendo del espacio) equipadas con sábanas, cobijas y las almohadas necesarias para la cantidad específica de invitados.

Seguido de esto, sería bueno colocar una mesilla de noche, preferiblemente cerca de una toma de corriente, para que tus invitados puedan colocar sus cosas personales allí.

También acondicionar un armario con ganchos de ropa o algunas gavetas para que puedan guardar su ropa en caso de quedarse más de un día. Tenemos grandes opciones en Ikea para encontrar armarios baratos y que no desentonen con la decoración de la casa.

Un televisor, un factor que no puede faltar, si no hablan contigo van a querer distraerse de alguna u otra forma y la TV, muchas veces, es la mejor opción. Coloca una donde se puedan ver todos los canales y tus visitantes no querrán salir de allí.

Paredes y algo más…

Pintar las paredes de colores frescos da la sensación de confianza, estabilidad y, lo más importante, comodidad. Si tienes ventanas en el cuarto de visitas lo mejor es decorarlas con cortinas, de manera que también se sientan seguros de hacer lo que quieran sin tener que sentirse observados por alguien a través de esa ventana.

Importantísimo, tener un extra de todo: toallas, sandalias y gorros de baño, cobijas, sábanas y todo aquello que creas que pueda hacer falta, de manera que si a alguien se le olvida algo, tú lo tengas preparado para que tus invitados se sientan en confianza.